Cadena de Suministro

Los desvíos a autopistas y el gasóleo profesional son los principales problemas de los transportistas españoles

Primera reunión del Comité Nacional de Transporte tras el verano, en la que Mercedes Gómez ha participado brevemente para emplazar al sector a otra próxima reunión en profundidad.

 

carretera en curva A7 Murcia Alicante frigo lonas

Tras las vacaciones de verano, el Comité Nacional ha vuelto a reunirse esta semana en Madrid para analizar los principales problemas que tiene el sector de transporte de mercancías por carretera de cara a la recta final de 2018.
El encuentro, además, ha servido de primera y breve toma de contacto de este órgano consultivo con la nueva directora general de Transporte Terrestre, Mercedes Gómez, que, pese a estar en la lucha del taxi y de las VTC, ya ha emplazado al Comité a una próxima reunión.
De entre todos los asuntos que formaban parte del orden del día, la reunión se ha centrado de manera especial en el creciente número de desvíos obligatorios en la circulación de vehículos pesados a las autopistas de peaje y en la repercusión en las cuentas de las empresas de transporte del casi seguro aumento de los impuestos que gravan el consumo de gasóleo.
Desvíos de camiones a autopistas de peaje
En el primer caso, el Comité Nacional ha vuelto a dejar claro, otra vez más, su rechazo al desvío obligatorio de camiones desde las carreteras nacionales a las autopistas de peaje, principalmente porque alarga tanto los recorridos como los tiempos de los viajes.
En este sentido, el órgano consultivo analiza la posibilidad de impugnar judicialmente los últimos desvíos, tal y como ya se hizo con los peajes para camiones de Guipúzcoa.
Además, los transportistas afirman, como refiere CETM en un comunicado, que estas medidas causan, “allí donde se aplica, gravísimos problemas de saturación en las insuficientes áreas de servicio existentes, dificultando que los transportistas puedan realizar los descansos que establece la Ley de una manera óptima y generando grandes molestias al resto de usuarios de estas vías”.
Sin embargo, tanto para Fomento como para la Dirección General de Tráfico estos desvíos son clave para la seguridad vial en algunas zonas y, consecuentemente, parece que las autoridades no solo no van a eliminar los ya existentes, sino que su número crecerá previsiblemente.
Al respecto, el sector teme que los desvíos acaben convirtiéndose en toda una panoplia de euroviñetas parciales que penalizarían los costes y los ajustados márgenes de las empresas de transporte, mientras decide cómo reaccionar.
Gasóleo profesional
Por lo que respecta a los impuestos sobre los hidrocarburos, el Comité Nacional pide a las autoridades que aclaren cómo se va a articular el gasóleo profesional para evitar que este incremento de la presión fiscal que podría llegar el próximo 1 de enero con Presupuestos Generales del Estado de 2019 ponga en riesgo las cuentas de muchas empresas del sector que ya van con el agua al cuello.
Ante la magnitud de estos dos desafíos, los transportistas parecen no querer oír hablar de las 44 toneladas, otro frente de calado que de momento sigue en la sombra, vinculado a otras medidas de racionalización de la operativa de transporte, y a la espera de que se establezca un nuevo calendario de reuniones con los clientes.