Casi como las vacaciones no hubieran existido, los desvíos y el gasóleo profesional marcan la actualidad de un sector que ve cómo crecen los volúmenes más que los precios, aunque el número de empresas se reduce.