Algunas empresas concursadas o en dificultades se han agarrado al procedimiento judicial contra los fabricantes de camiones para intentar sobrevivir o contar con más dinero para hacer frente al concurso de acreedores.