En Francia se producirá la mayor subida de los peajes de los últimos cinco años, mientras que en Alemania, el nuevo método de cálculo y la extensión del pago a más carreteras, se traducirá en un incremento estratosférico.