Miles de transportistas españoles llevan atrapados varios días en el interior de sus vehículos, sin poder atender sus necesidades básicas tanto de alimentación como de higiene.