Los conductores siguen los pasos de los empresarios que ya han declinado movilizarse porque “su tensa situación económica no les permite perder días de trabajo”.