El órgano consultivo aplaza la convocatoria de posibles movilizaciones hasta el 15 de enero y las condiciona a que se cumplan 12 reivindicaciones que, en muchos casos, parecen imposibles de atender.