El litro de gasóleo se ha reducido hasta los 1,247 euros, mientras que el de gasolina se sitúa ya en los 1,295 euros.