Cadena de Suministro

Fomento abre la puerta al desvío de camiones en la N-I

El transporte por carretera vuelve a ser señalado en una carretera con alta siniestralidad.

carretera Miranda de Ebro Vitoria nacional 1 N-I

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha abierto la puerta al desvío obligatorio de camiones en la N-I, entre Burgos y Miranda de Ebro, señalando este lunes 11 de septiembre en Santander que “es una posibilidad que está abierta” pero que debe partir desde la administración autonómica de Castilla y León.

De implantarse dicha medida, sería la tercera de este tipo que el Gobierno impondría de forma obligatoria, tras los acuerdos alcanzados con la Generalitat de Cataluña para el desvío de camiones en varios tramos de la N-340 hacia la AP-7, a partir de enero de 2018, y con el gobierno de La Rioja para sacar a los vehículos pesados de la N-232.

El ministro ha mostrado la predisposición de su departamento para la implantación de esta medida en Castilla y León al ser preguntado por la movilización que este martes 12 de septiembre ha llevado a cabo la Plataforma de afectados por la N-1, en recuerdo de las cinco personas que perdieron la vida en esta carretera el pasado 5 de septiembre.

Aunque desde dicho colectivo denuncian “las lentas obras de mejora” de esta carretera, a lo que De la Serna ha respondido que el último accidente se produjo por “un despiste del conductor” y no por la situación de la N-I, el sector del transporte por carretera ha vuelto a ser señalado.

Desde la Plataforma aseguran que aquellos que quieran viajar de Burgos a Miranda de Ebro tienen la opción de pagar el peaje de la AP-1 o “jugarse la vida” en la Nacional I, “en un tramo sin desdoblar por el que circulan diariamente más de 5.000 camiones“. 

La necesaria eliminación del peaje

Sin embargo, tanto la Plataforma como el sector coinciden en un punto: los peajes en este tramo deben ser gratuitos.

En una carta remitida al ministro de Fomento, desde la Plataforma solicitan la eliminación del peaje de la AP-1, que asciende a 11,85 euros, al fomentar la afluencia de tráfico en la N-I.

Por su parte, el sector del transporte por carretera español siempre ha alegado que los desvíos han de ser voluntarios y que, en el caso de ser obligatorios, no deberían obligarse a los transportistas a abonar el peaje.

Pero los planes del Ministerio son otros, vistos los acuerdos alcanzados con Cataluña y La Rioja: el desvío a la AP-68 irá acompañado de una bonificación del 75% en los peajes, mientras que en la AP-7 la bonificación será del 42,5% para los camiones “de paso” y del 50% para los que hacen “desplazamientos locales”.