Cadena de Suministro

En la jornada organizada por Guitrans se han analizado los efectos de los cambios legales y técnicos que se avecinan en las labores de carga y descarga.

El Real Decreto 563/2017, que entrará en vigor en mayo de 2018, supondrá importantes cambios en la operativa de estiba y desestiba desde el punto de vista de las empresas de transporte, ya que considera que “la correcta sujeción de la carga al considerarla aspecto esencial para la seguridad vial”.

La Fundación Guitrans ha analizado en una reciente jornada todas las implicaciones de esta norma, así como la necesidad de encontrar líneas para que todos los actores involucrados colaboren, con el fin de dar respuesta a las necesidades de las empresas de transporte y los cargadores.

Desde el punto de vista legal, la norma que entrará en vigor en mayo próximo conllevará responsabilidades a toda la cadena logística y previsiblemente modificará el régimen sancionador en este aspecto.

La Ley del Contrato de Transporte delimita claramente que la responsabilidad, tanto de la carga como de la estiba, es del cargador.

Por otra parte, desde un punto de vista técnico, en la jornada se analizaron conceptos de especial relevancia como la fricción, aceleración y tensión de apriete, los ángulos de amarre y otros, destacando igualmente la importancia del etiquetado y del estado de las cintas, así como de la resistencia de las paredes de los vehículos.

Así mismo, y dado que la Ley del Contrato de Transporte delimita claramente que la responsabilidad tanto de la carga como de la estiba es del cargador, a no ser que haya pacto expreso y previo en contrario, los especialistas concluyen que las labores de carga y descarga debieran corresponder a las empresas cargadoras que, al fin y al cabo, son las que conocen las características mercancía y sus requerimientos a la hora de su colocación en un medio de transporte.

En este sentido, en Alemania llevan años aplicando una norma de estiba muy estricta, responsabilidad del cargador, que obliga al camión a permanecer en el centro de carga si no cumple con los requisitos de seguridad necesarios para la circulación