Cadena de Suministro

El transporte estudia movilizaciones para la primera semana de enero contra los peajes de Guipúzcoa.

Las asociaciones del Comité Nacional del Transporte por Carretera concretarán las medidas a tomar en las próximas semanas.

El transporte de mercancías por carretera considera que el establecimiento de peajes para vehículos pesados en Guipúzcoa perjudica gravemente no solo al sector, sino a la propia competitividad internacional de las empresas españolas.

Durante los últimos meses, el Comité Nacional del Transporte por Carretera y la Diputación de Guipúzcoa han mantenido reuniones para buscar alternativas sin que se haya llegado a ninguna solución y, por lo tanto, los peajes entrarán en vigor el 1 de enero próximo para diversos tramos de la N-1 y la A-15 a su paso por esta provincia.

Ante esta situación, los transportistas plantean movilizaciones que tendrán lugar durante la primera semana de enero, que afectarán a todo el transporte nacional e internacional y que se concretarán más adelante, cuando cada una de las asociaciones que componen el Comité haya consultado internamente si se suman a esta iniciativa y, llegado el caso, qué tipo de medidas se adoptan.

Esta misma semana se ha sabido que el importe total que tendrán que abonar los vehículos de más de 12 toneladas será de 6,89 euros, mientras que el de los camiones de menor tonelaje, ascenderá a 5,5 euros, aunque estas tarifas tendrán que ser aprobadas por las Juntas Generales de Guipúzcoa.

Guipúzcoa, ¿puerta de entrada para las euroviñetas en España?

Pese a que estas tarifas son un 30% inferiores a las que inicialmente quería imponer la Diputación de Guipúzcoa, los transportistas contemplan con preocupación esta situación.

Muchos piensan que el número creciente de desvíos a vías de alta capacidad desde carreteras convencionales por obras o por motivos de seguridad vial y el hecho de que varias administraciones regionales o provinciales estén estudiando la implantación de nuevos peajes para camiones suponen, de facto, la entrada de la euroviñeta en nuestro país, pese a que la Administración central siempre se ha mostrado contraria al establecimiento de estos peajes.

En este sentido, el Comité aboga por establecer desvíos voluntarios con bonificaciones frente a un sistema fragmentado como el que se va configurando.