Cadena de Suministro

DBK estima que en 2016, el sector facturó 13.780 millones de euros en 2016 y vaticina un crecimiento del 5,7% para 2017.

La recuperación de la economía en España como en Portugal y la positiva evolución de las exportaciones en ambos países favorecen el crecimiento del transporte de mercancías por carretera que, según el Observatorio Sectorial DBK de Informa, vive un momento de expansión desde 2014.

En este sentido, el volumen de negocio de las empresas del sector en la península ibérica registró una tasa de crecimiento anual en 2016 del 2,4%, hasta llegar a los 16.510 millones de euros, tras haber contabilizado en 2014 y 2015 incrementos ligeramente por debajo del 2%.

La facturación del transporte de mercancías por carretera en España alcanzó los 13.780 millones de euros en 2016, lo que constituye el 83,5% del total del mercado ibérico, mientras que en el mercado portugués totalizó en 2.730 millones.

El transporte de mercancías en España

El transporte de mercancías en nuestro país ha crecido, por tanto, un 2,5% anual en 2016. Con más detalle, el transporte nacional alcanza un porcentaje cercano al 80% del total y un valor 10.960 millones de euros.

De esa cifra, el trabajo específica que un 13% de ese volumen de negocio total corresponde a las cinco empresas más grandes del país, mientras que un 19,3% cubre la facturación total de las diez principales compañías de transporte de mercancías por carretera españolas.

En este sentido, el estudio contabiliza un total de 99.610 empresas en el sector en España, que mueven un total de 318.488 vehículos. Así mismo, el Observatorio pronostica que el volumen de facturación crecerá un 5,7% anual este año debido a la positiva evolución que se está registrando en la demanda, hasta alcanzar los 17.450 millones de euros al cierre de 2017.

Sin embargo, las subidas de los precios de los combustibles registradas durante 2017 presionarán a la baja los márgenes de los operadores a corto plazo.

De igual modo, tanto la atomización del mercado como el exceso de capacidad marcan una tendencia hacia la concentración, según el análisis, tanto por el cierre de pequeños operadores como por la absorción de empresas de tamaño medio por parte de las principales empresas del sector para reforzar su posición en el mercado.