Cadena de Suministro

El Gobierno Foral de Navarra ha tramitado 41 expedientes por este motivo con multas que alcanzan los 12.000 euros.

La Policía Foral de Navarra ha sancionado a un total de 32 transportistas durante 2017 por manipular los sistemas de control de emisiones de gases contaminantes de sus vehículos por medio de dispositivos electrónicos que permiten engañar al ordenador de a bordo, de tal forma que no se realiza la obligatoria reducción de los gases contaminantes.

El fraude radica habitualmente en colocar una memoria USB que se oculta en el cuadro de fusibles del vehículo y tiene un programa informático que engaña al ordenador de a bordo del camión, al que indica que el depósito de AdBlue siempre está a la mitad cuando, en realidad, no tiene mezcla de urea en su depósito.

En todos los casos detectados se han iniciado expedientes sancionadores por una infracción de la normativa medioambiental y también del Reglamento General de Vehículos, dado que la instalación de este dispositivo fraudulento constituye una reforma de importancia en el sistema de admisión del combustible.

A lo largo de 2017 se han tramitado un total de 41 expedientes a otros tantos transportistas por este motivo. La multa impuesta en cada caso ha sido de 12.000 euros, que se reduce a 6.000 euros si se asume la denuncia y se paga en plazo.

Hasta el momento, según los cálculos de las autoridades navarras, 32 de los sancionados han pagado la multa impuesta sin presentar alegaciones, el resto de los expedientes están en tramitación y, previsiblemente, finalizarán con la imposición de sanciones similares.