Cadena de Suministro

Las 44 toneladas evidencia la distancia entre cargadores y transportistas que sólo una intervención de la Administración podrá solucionar.

Las 44 toneladas son un tema que levanta ampollas y que, como ya ha informado Cadena de Suministro, muy probablemente necesitará la intervención de la Administración para encontrar una solución.

Buena prueba de la situación es la respuesta que ha dado CETM a las últimas declaraciones públicas de los responsables de Aecoc, en la que señala que son “los cargadores, con sus malas prácticas, los principales responsables del deterioro de la actividad del transporte”.

La asociación cree que la “única y exclusiva preocupación” de los cargadores consiste en conseguir un aumento de la Masa Máxima Autorizada (MMA) de los camiones hasta las 44 toneladas, sin preocuparse jamás de solucionar determinados problemas crónicos de nuestro sector, como son, entre otros muchos, la mejora de las condiciones de trabajo de nuestros profesionales”.

En este sentido, CETM también les acusa de generalizar “de forma brutal y obsesiva el uso de ténders  (subastas de transporte), en los que se obliga a nuestras empresas a pelear a la baja por obtener o mantener un trabajo, reduciendo de forma inaudita y continuada los precios de los servicios”, así como de imponer la realización de las operaciones de carga y descarga, sin tener en cuenta los riesgos que ello conlleva”, lo que a juicio de la organización de transporte reduce la productividad de las empresas, generando costes innecesarios, al aumentar a su conveniencia los tiempos de espera”.

El escrito indica, además, que los cargadores “en lugar de preocuparse por encontrar nuevas fórmulas para seguir asfixiándonos con sus coacciones (tanto en los precios como en los plazos de pago) y aumentar la competencia entre nosotros, para hacer esta profesión más atractiva y mejor remunerada, deberían negociar lealmente con sus proveedores, los transportistas, unas condiciones de trabajo dignas y, por supuesto, mejor remuneradas”.

Así mismo, CETM considera inaudito que ahora, cuando comienza a repuntar la actividad y mejora de forma incipiente la economía, Aecoc se preocupe exclusivamente de sus intereses, ante la previsible escasez de conductores y vehículos, olvidando quizá que son ellos mismos los que han provocado esta situación, envileciendo las condiciones del mercado, y  pretendan darnos lecciones de cómo hacer más atractiva nuestra profesión”.