Ante la previsible subida de los impuestos sobre el gasóleo, los transportistas ligeros quieren que se elimine el agravio comparativo que supone no poder contar con un combustible profesional.