La Comisión Europea se ha dirigido al Gobierno danés para pedirle que retire esta prohibición porque discrimina a los transportistas extranjeros.