Las furgonetas de transporte utilizadas para servicios públicos deben estar en posesión de la correspondiente autorización y sujetas al cumplimiento de diversos requisitos, como haber superado la ITV.