El litro de gasóleo ha subido hasta los 1,230 euros, mientras que el de la gasolina ha llegado a los 1,329 euros.