Para el presidente, Pedro Sánchez, se trata de un combustible “altamente contaminante”, pese a los esfuerzos que han realizado los fabricantes en los últimos años para reducir sus emisiones.