Cadena de Suministro

Tráfico plantea instalar nuevos radares y reducir los límites de velocidad en carreteras convencionales

España cuenta con unos 900 radares en total, mientras que en Francia existen ya 4.000 instalados en las carreteras y en Reino Unido, 7.200.

Un total de 259 personas han muerto en accidentes de tráfico en España durante los meses de julio y agosto, lo que supone un 15% más que en el verano de 2017. Las Comunidades Autónomas en las que más han aumentado han sido la Comunidad Valenciana, Galicia, Aragón y Castilla y León.

Las cifras han sido presentadas por el director general de Tráfico, Pere Navarro, que ha apuntado que el 76% de los fallecidos se ha registrado en carreteras convencionales. Por ello, desde la DGT apuestan por reducir el límite de velocidad a 80 km/h en esta clase de vías, una medida que ya ha sido implantada con éxito en Francia.

España es de los pocos países de Europa donde el límite de velocidad se encuentra en los 100 km/h en carreteras convencionales, por lo que la reducción se encuentra ya en la agenda de prioridades, pero aún no se ha fijado una fecha para ello.

En esta línea, Navarro ha explicado que en Francia hay 4.000 radares que controlan la velocidad en las carreteras, mientras que en Reino Unido hay 7.200. Por el contrario, España cuenta solamente con 900. Así, para el director de Tráfico es importante concentrar los esfuerzos en “incrementar los radares si queremos avanzar en seguridad vial“.

De la misma manera, se pretende mejorar el diseño de las vías, como en el caso de las carreteras con tres carriles, de tal manera que se elimine el riesgo de choque frontal mediante una línea pintada de separación entre ambas con un enrejado o reduciendo la anchura de la vía.

Además, unos 250 guardias civiles se incorporarán próximamente a la Agrupación de Tráfico para vigilar las carreteras españolas y realizar más controles de alcoholemia y drogas.