Una subida de los impuestos no puede estar justificada por su potencial contaminante, puesto que los diésel generan ahora hasta un 84% menos de emisiones NOx y un 90% menos de partículas.