Hasta un 41% de las empresas ha cancelado entre uno y diez trabajos que querían asignar a sus conductores porque desconocían las horas restantes de conducción de sus empleados.