La conducción autónoma podría acabar a medio plazo con los puestos de trabajo de los conductores que hacen larga distancia y, al tiempo, crear empleos de inferior calidad en otros segmentos asociados al comercio electrónico.