Diario del Puerto

“ATAP ha aportado la estabilidad necesaria para que el Puerto de Bilbao aumente su credibilidad”

Cumplidos cuatro años desde la constitución de la Asociación de Transportistas Autónomos del Puerto de Bilbao (ATAP), su presidente, Fede Landera, repasa una trayectoria que no duda en calificar como “exitosa”, basándose tanto en los diversos logros alcanzados para el colectivo de transportistas como en la paz social y el espíritu de consenso que domina las relaciones con las empresas y con la propia Autoridad Portuaria de Bilbao.

“El Puerto de Bilbao está ganando mucha credibilidad en cuanto a funcionamiento y ATAP ha dado la estabilidad necesaria para que eso ocurra”, sostiene el presidente de una asociación que agrupa entre el 85% y el 90% de los transportistas autónomos que trabajan en el puerto, según los datos de la propia asociación.

Han transcurrido cuatro años desde la fundación de ATAP. ¿Qué ha cambiado desde entonces? ¿Cómo valora estos cambios?

Calificaría estos cuatro años como un éxito porque ATAP rompió con lo que llevaba existiendo en los 30 años anteriores, a través de la implantación de un modelo asociativo y sindical distinto a lo que había entonces, que era inexistente.
ATAP supuso una novedad en las formas y rápidamente el colectivo comprendió que traía la paz social, porque estábamos convencidos de que una de las prioridades era precisamente generar dicha paz social con el fin de hacer el puerto más atractivo y desterrar esa etiqueta de puerto conflictivo.
Creo que la creación de ATAP ha hecho posible en gran medida es clima de paz, lo que personalmente considero un gran acierto.

Además de la paz social, ¿cuáles han sido los beneficios para el colectivo de transportistas?

ATAP ha logrado que el asociado participe y se vea beneficiado del trabajo diario de la asociación, tanto en la información sectorial diaria, inexistente hasta entonces, como en lo que concierne a su día a día como profesional.
Uno de los primeros retos que afrontamos tras la creación de ATAP fue el de los módulos. Fue una primera prueba de fuego ya que los módulos desaparecían para el trabajador autonómico, cuando es algo básico para su sustento y para su economía.Por ello, estamos muy satisfechos de haber lograr un acuerdo con el Gobierno Vasco como el que conseguimos hasta 2017 y en adelante con los coeficientes reductores.
Además,hemos conseguido otra serie de ventajas importantes para el asociado, como por ejemplo, el seguro médico privado a través del IMQ y el seguro de bajas diarias; la sede social e instalaciones de ATAP en el puerto; facilidades de aparcamiento; solución a los accesos a la terminal de contenedores; asesoría jurídica; formación gratuita; ventajas en la compra de gasoil; información sectorial diaria a través de un sistema de mensajería…
Pero por encima de todo, hemos mostrado voluntad de acercamiento a todas las partes y de consensuar el necesario clima de acuerdo.

¿Se ha desterrado por tanto la tradicional imagen del transporte en el puerto de Bilbao asociado al conflicto?
El Puerto de Bilbao está ganando mucha credibilidad en cuanto a funcionamiento y ATAP ha dado la estabilidad necesaria para que eso ocurra. Pero todo esto el asociado lo tiene que ver traducido en el plano económico. Está claro que si la tierra no la preparas, no la siembras y no la mimas, nunca tendrás cosecha. En ATAP estamos cuidando la tierra para poder recoger luego los frutos, con estabilidad y con acuerdos.
También ha habido piedras en el camino en estos cuatro años, aunque recientemente la Justicia les diera la razón en el caso del boicot a Maersk de 2014
En el asunto de la Autoridad Vasca de la Competencia estamos muy orgullosos de que la Justicia nos haya dado la razón, aunque el daño ya está hecho.Pero no queremos mirar hacia atrás, porque eso resta, tenemos que mirar al frente y olvidar esta pesadilla que nos ha hecho muchos daño y nos ha dado tres años de sufrimiento.
ATAP nació hace cuatro para instaurar la paz social y seguiremos trabajando para alcanzar y consolidar dicho objetivo.
También hubo momentos difíciles relacionados con la reclamación que hacían los estibadores del transporte horizontal, aunque con el actual conflicto de la estiba aquello quede ya lejos. ¿Cómo es la relación actual entre ambos colectivos?
ATAP tiene una relación de respeto y de reconocimiento al colectivo portuario. Y, en efecto, ahora vienen nuevos tiempos.
Por cierto, ¿cómo están afectando los paros de la estiba al colectivo de transportistas?
Soy una persona muy sensible al tema de la estiba y quisiera enviar desde aquí un abrazo solidario a todos los estibadores el Estado español, y exigir a todos aquellos que tengan la posibilidad de negociar este conflicto que no lo demoren más para evitar males mayores tanto a la economía de los estibadores como a la economía estatal.
En otro orden de cosas, una de sus mayores quejas desde la Asociación eran los tiempos de espera en la terminal de contenedores
Históricamente, en el puerto de Bilbao el servicio de las terminales al transportista ha sido nefasto. Durante años, los transportistas hemos sido los grandes olvidados, obligados a padecer largas colas y tiempos de espera inhumanos.
Por ello, a propuesta de ATAP, y junto a la Autoridad Portuaria de Bilbao y Noatum Container Terminal Bilbao, alcanzamos un acuerdo para solucionar el problema de los accesos que ha permitido reducir los tiempos de espera en un 75%, gracias a la habilitación de una vía exclusiva para contenedores vacíos, que jamás había existido en el puerto de Bilbao.
Actualmente, en el carril de vacíos la espera alcanza como mucho los 15 minutos, y es un logro que me satisface de forma especial ya que el reto lo asumí personalmente.
¿La automatización de las puertas será el próximo paso?
En efecto, la dirección de la terminal ha reconocido en todo momento a ATAP como interlocutor válido en este asunto y hemos sido debidamente informado del proyecto. Estamos de acuerdo en la necesidad de esos cambios porque lo que se trata es de que el camión esté el menor tiempo posible en el puerto y en la terminal, lo que gracias al procedimiento de admítase/entréguese dará un buen resultado.
¿Resta el ferrocarril carga de trabajo a los transportistas?
ATAP es totalmente contraria a la discriminación que se está haciendo entre el tren y el camión. Es algo vergonzoso ya que se trata de competencia desleal porque el ferrocarril no aporta euro alguno a ni a Bizkaia ni a Euskadi, mientras que el transportista, vía impuestos, está constantemente pagando a la Administración. ¿A quién beneficia el tren? Esa es la pregunta que hay que hacerse, cuando somos nosotros quienes hacemos el puerta a puerta. No veo dónde está el beneficio del tren, salvo cuando se trata de mercancías procedente de Algeciras o de lugares situados en un radio superior a los 300 o los 400 kilómetros.
¿Cuál es la línea de trabajo a seguir ahora por ATAP?
Como asociación, además de los servicios habituales que facilitamos al transportista, seguiremos trabajando para que el Puerto de Bilbao tenga una relación fluida con todas las empresas que operan en él con el fin de establecer comportamientos que lo hagan más atractivo, dejando atrás las rivalidades y las luchas que van en detrimento de la economía del puerto de Bilbao. Si conseguimos eso, habremos avanzado mucho.

Y por supuesto, queremos seguir invirtiendo en seguridad y formación porque son pilares básicos para el quehacer diario del colectivo de transportistas autónomos del Puerto de Bilbao.